La adaptación

Tras el primer día algo extrañado, agobiado y acosado por el agapornis, por intentar hacerse un pequeño hueco en lo que era el hábitat del otro, ha tenido que tener una paciencia para soportar al compañero tan salvaje que tiene.
Cierto es que debería haberlo tenido metido en una jaula para que ambos se fueran viendo, analizando y digamos tocando, pero preferí tener a los dos sueltos y libres eso si, vigilandolos e intentando poner paz, porque las primeras semanas si que fueron de plena lucha, acoso y enfrentamiento por parte del pequeño de la casa, como son las cosas… luego me comentaron en un foro de loros, que lo que no debia hacer era ser demasiado intervencionista, y la verdad es que para que dos especies se conozcan se tienen bueno, no que hacer daño, pero si ambas evaluar de que son capaces, porque si me entrometo como lo que hacia cuando se peleaban, al final, lo único que estaba haciendo era provocar que hubiera mas adelante otra riña, otro enfrentamiento por otra cosa, así que gracias a la experiencia de otros, pude entender dos cosas basicas para el futuro, que no siempre sale bien el juntar dos especies distintas en un mismo espacio, cosa que al principio si fue asi pero a día de hoy es todo lo contrario; y la segunda es no interferir cuando dos especies se estan peleando, simplemente observar y estar alerta si las cosas pasan a mayores. Lección aprendida.
Así pues subo unas fotos y un par de videos para que veais como fueron los primeros días, espero que os gusten!! 😉 😉


* * *

* * *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: